DOCUMENTACIÓN EN 2D / 3D

Antaño...

   Empresas y Organizaciones, en el pasado, debieron “Documentar” sus procesos productivos a la hora de crear nuevos productos; especialmente aquellos de mucha complejidad en su implementación. Industrias como, por ejemplo, automotrices, navieras, metal-mecánica, Etc., celebraron con beneplácito la llegada de Tecnologías que surgieron para facilitar el Diseño, Desarrollo e incluso la Capacitación de los usuarios involucrados en la puesta en marcha de las más variadas creaciones y de los profesionales a cargo de determinados proyectos de producción.

   Con anterioridad a las modernas Tecnologías, Documentar los cuantiosos procesos involucrados, en el desarrollo de nuevos productos, solía ser algo muy tedioso. Quizás de ahí provenga el mito de que ciertos profesionales rehúyen la tarea de Documentar sus proyectos (Diseño, Desarrollo, Pruebas, Etc.), pero esto no termina aquí; ciertos productos están ensamblados con una cantidad impresionante de Componentes (partes, piezas, tornillos, etc.); ni hablar de detalles como los de describir los Materiales o Aleaciones de qué están hechos tales componentes y, por cierto, las Cantidades de cada uno de ellos.

 

   En un principio las Tecnologías se orientaban a otorgar Herramientas, como recursos, para Dibujantes Técnicos. Estos se esforzaban por lograr los mejores resultados en los “Entregables” que llegaban a la Gerencia de Producción. El foco estaba puesto en mejorar “Tableros”, “Lápices”, “Reglas” y otros tantos adminículos, asociados a esa labor de ingeniería. Poco tiempo después irían apareciendo los primeros indicios de que se aproximaba un gran cambio en el ámbito de las Tecnologías. Se podría decir que uno de los precursores, de tales transformaciones, es el Computador. Aunque en primera instancia hubo resistencias, por parte de algunos, finalmente (como en la mayoría de los grandes cambios) terminaron por aceptarlos. A continuación comenzó una escalada por desarrollar Software tan innovador como el carácter creativo, del profesional, lo permitía.

 

    Dicen que 'una cosa lleva a la otra'. A medida que transcurría el tiempo, en el área informática, se comenzó a hablar de “Diseño Asistido por Computador” (CAD); por parte nuestra la primera Herramienta 3D que recordamos es “AUTOCAD”; eran los primeros atisbos de lo que vendría más tarde.

   


Época 3D

    Ingenieros Proyectistas, Diseñadores, Gerentes de Producción y de Marketing se dieron cuenta que su vida cambiaría para siempre; la Tecnología3D” había llegado para quedarse. Se produjo, entonces, una carrera contra el tiempo que consistía en hacerse notar como el mejor proveedor de Herramientas 3D. Y, claro está, los más beneficiados serían los Usuarios Finales; y aún lo son.

 

    La variedad de Software (Aplicaciones) que se han desarrollado, a nivel mundial, han provocado algunas importantes reestructuraciones en los Equipos Humanos de Trabajo; por ejemplo, en la tarea de “Documentación”. Es tan alta la importancia que los fabricantes otorgan a esta actividad que en muchas Herramientas se ha puesto el énfasis, justamente, en ese punto. Esto se debe, probablemente, a que (en el “Marco de la Mejora Continua”), era demasiado el tiempo que se invertía (o se perdía) en explicar su funcionamiento a todo aquel que, de una u otra manera, debía hacer uso de la Nueva Aplicación 3D. Muchos gerentes terminaban molestos cuando intentaban “probar” la nueva joyita de Ingeniería; la gente de Servicio Técnico (Post Venta) se quejaba de aquellas largas sesiones en que debían participar para Capacitarse en el uso del moderno producto y, por otro lado, los dolores de cabeza de los usuarios finales eran “pan de cada día”, cuando trataban de resolver sus dudas en el Manual del Usuario. Los reclamos giraban en torno a: “Manual demasiado extenso”, “Documentación poco clara”, “Faltan especificaciones”, etcétera. 

 

    Pero todo eso ha quedado atrás; en la actualidad el usuario final no sólo ha visto reducida su participación en horas de Capacitación; también requiere menos tiempo que dedicar a leer y comprender Manuales. Dicen que “una imagen vale más que 100 palabras”. Siendo así, la cifra se multiplica por miles si se trata de un “Video explicativo”, que por lo general es de breve duración (sólo algunos minutos). Pero si está pensando en que tendrá que abrir un montón de videos y ocupar un valioso tiempo del que, es posible, no dispone, permítame tranquilizarlo: en un sólo Documento usted ahora puede tener (todo en uno), textos, imágenes y videos. ¿No es algo sorprendente?

 

    En caso que usted no esté familiarizado, todavía, con estas Tecnologías le invitamos a compartir con nosotros el descubrimiento de lo que, es probable, le cambiará su vida. En las siguientes páginas de esta sección explicaremos cada uno de los comentarios vertidos en este resumen introductorio.